dimecres, 27 de gener de 2010

Cerebro, ese chicle Boomer mascado




Núnca lo había tenido tan claro, siempre me habían dicho que a todos nos comen la cabeza, la sociedad, la cultura, la tradición, la religión, la globalización. Pero nunca me lo había acabado de creer. Hasta hoy, hoy he visto por fin la evidencia más clara: Nuestro cerebro, joder, no me direis que si dejáramos un cerebro en medio de la calle la gente no lo aplastaria y poco a poco iría convirtiéndose en una seca mancha negra? Las secas manchas negras que son antiguos cerebros mascados.

Tampoco es una casualidad que sea en las ciudades donde más manchas negras encontremos. Pues es allí el centro neurálgico de la comilona cerebral. És allí donde la publicidad y las empresas ejercitan su mandíbula a costa de nuestro cerebro hasta que pierde su sabor y lo escupen.

De vez en cuando, hacen burbujas. Hacen ganar a alguien un concurso, o nos crean espectativas, vas a ser feliz, ven y tus sueños se harán realidad... hinchan, hinchan la burbuja.

Ya sabemos como acaban todas las burbujas...


A veces creo que nunca debimos sacar nuestro chicle de su paquete. Aunque pensándolo bien, entonces nuestro cerebro hubiera sido plano y alargado, o rectangular.. creo que me voy del tema.

Creo que a todos nos debería pesar la consciencia al mascar chicle.

4 comentaris:

  1. Y si mascamos nosotros nuestro propio cerebro?

    ResponElimina
  2. Bona pregunta,jo diria que fem una guarrada, ens anem passant el chicle de boca en boca. I cla, a sobre després pillem enfermetats per tocar salives alienes.

    ResponElimina
  3. ¡Viva los símiles con órganos vitales! ¡Contra más asquerosos mejor! jaja

    Como "reflexión"... yo no creo que todos tengamos que acabar ennegrecidos en el suelo, olvidados y pisados. Que te "masquen" es invetiable en esta sociedad pero acabar en el suelo creo que sí es evitable, ¿no?

    Con este símil del chicle Boomer se me antoja otra reflexión. Para que un chicle tenga esa forma de cerebro hay que mascarlo ni que sea un poco. Entonces (y siguiendo el símil), ¿no se nos tiene que comer un poco le cerebro para "usarlo"? Me refiero a que las bases de lo que será nuestro yo futuro (cuando somos niños por ejemplo), ¿las adquirimos del exterior (imitación, contexto...) o "las creamos"? ¿Y hasta qué punto podemos seleccionar lo que nos llega del exterior?

    Wow, em sento inspirat!

    Best wishes and kisses,
    Al

    ResponElimina
  4. Tienes toda la razón del mundo, no creo que sea malo que nos mastiquen, es más, es necesario.

    Pero
    1-entonces nuestro "Yo" no es tan nuestro, es decir, quizás que participamos más de la sociedad de lo que nos pensamos, por muy diferentes que nos lleguemos a pensar.

    2-También es verdad que una cosa es comer el cerebro para aprender, la otra es cuando se hace para otros propósitos, como por ejemplo la publicidad que ataca aquello más instintivo y subconsciente, aquello a lo que somos vulnerables.

    ResponElimina