dimarts, 27 d’abril de 2010

La vida és estranya


El dia pot començar amb una ona de xiclets blavosos amb cara de lluna seca al llindar de la destrucció. O podem contar camions blindats amb càmeres amortiguades amb sandàlies noves de pidolaires comuns. La questió és que tot és poc sabut quan el dia pot serguir amb arbres desfullats com les guerres entre baboses insensibles que s'escupen a elles mateixes i en surten mol.lècules de greix pudent com la copa d'un pí desfullat com les guerres entre libèlules fortuïtes que esquiven llibres d'en Monzó en una pel.lícula de Lubitsch.

M'enteneu, no?

Si, això mateix em refereixo quan Buda juga a la serpiente via Blutooth amb mi i junts descobrim que en aquest món no hi ha espai pels dos i que si hi som els dos deu ser que vivim en mons diferents, ell dins una vidriera, jo fora, o potser és tot el món el que és dins la vidriera i ell és l'unic que està fora, perquè encara no hem descobert els límits de la vidriera.

Això em plantejo al creuar els museus, potser jo en un museu sóc més únic que moltes de les obres d'art que hi ha aqui i arreu. M'ho hauria de fer mirar, certament la vida és estranya i no em dona temps per arribar al labavo així que m'acostumo a cagar en tot abans d'hora i omplir de merda allò que estimo.

I petonejar fotografies d'allò que tinc.


Nostàlgia del present, collonut, la vida és estranya com un peix que es mossega la cua i esdevé una dita sense ni tan sols saber que recoi és una dita, i no provis d'explicar-li que en cinc segons tornarà a plantejar-se que rerecoi és això que persegueix i li resulta tant familiar.


La vida és estranya senyors, jutgin vostès mateixos

dissabte, 17 d’abril de 2010

el gris y el otro gris

Maldita inspiración, te deja cuando más la necesitas, ahora que hay tanto que contar y a la vez hay tantos silencios que recortan las frases con su maldita papiroflexia encubierta. Es lo peor, sentarse y simplemente pensar que no hay nada que decir, no se que es lo siguiente, lo correcto, Tengo la confianza en mi mismo tan demacrada que parece un monigote, un mojón, como dirian los sureños, y eso no me permite decir nada, todo lo que me viene a la cabeza parece una autentica mierda (puta papiroflexia encubierta). Y se que seguramente no es así, pero es un proceso automático, mi mente se queda sin ganas de expresión, drogada por el estigma sadomasoquista del miedo, del llegar donde sea, y quedarme mudo, con un océano de palabras a la deriva, con todo mi ser bocabajo, la cabeza roja y las ideas resbalando en los enredos de mi pelo y precipitándose en el asfalto que es el culpable de que las ciudades sean grises. Y todos sabemos que el gris es un color gris. O quizás son las ciudades que lo hacen tan gris. Quizás si las ciudades fueran rojas, el color del aburrimiento seria el rojo, y el amor seria un alambre donde encallar las rutinas y las ganas de saltar a la via como uno de aquellos jugadores de Mikado que aspiran a una medalla olímpica.

Maldita inspiración que se me insinúa como una Femme Fatale, la musa mas negra que te puedan echar en cara, me lleva a la cama y después me mata y me deja con el sabor grisáceo(y por tanto urbano) del tabaco. Y está aquí, me encuentra tantas veces, y es estéril, no me sale, no me atrevo nunca a salir del caparazón de miedos que se han ido petrificando enterrándome en su vientre. Me siento el esqueleto de una aberración viviente, me siento encerrado con tantas cosas que se que existen, que han formado parte de mi y que ahora están escondidos como un caracol o una alga de esas que cuando las tocas y se encogen por acto reflejo. Me refiero al amor, a la nostalgia, a las ganas de devorarlo todo, a poder hablar con alguien y disfrutarlo de veras, sin temor, de estar in situ i no in caparazonu, viendo las cosas siempre desde un visor, con error de paralelaje y todo, quiero deshacerme de todo eso y no se cómo, porque yo estoy ahí, debajo, libre de miedos, de vez en cuando, esperando salir antes de volverme fotosensible, o fotoinsensible, ni blanco ni negro, en este caso, el gris es bienvenido.